• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Cultura

Literatúrate: Falso amor (1ª parte)

El domingo por la mañana Julia se levantó con el corazón lleno de alegría por lo sucedido la noche anterior, aún no podíaPlaza Julieta. Foto: Luisa Fernanda Barón Cuello. creer lo que había sucedido. Cerró los ojos para recordar cada detalle, cada palabra. A veces le parecía que todo había sido un sueño y necesitaba pellizcarse y mirarse la mano para saber que era verdad. Contenta y entusiasmada decidió volver a aquel sencillo lugar donde comenzó su pequeña fantasía hecha realidad.

Recorrió todo el centro y dejando el Coso atrás se encaminó por la Vía Taurina y comenzó a subir despacio, ya que la cuesta era muy pronunciada, pero eso a su vez le beneficiaba y rememoraba una y otra vez las escenas de la noche anterior.

Llegó a la verja y se detuvo, respiró profundamente, la cuesta dejaba a cualquiera exhausto. Se adentró en la Plaza Julieta y se dirigió al murete que había alrededor de la pequeña fuente. Se sentó en él y las imágenes de la noche anterior llegaron solas, sin cerrar los ojos.

Estaban los dos en el mismo sitio donde Julia se encontraba ahora, a la luz de la luna y con un cielo lleno de estrellas. Juan estaba frente a ella, acababan de salir del restaurante donde él gentilmente la había invitado a cenar. Julia estaba encantada, la velada había sido perfecta.

Desde que se conocieron, él siempre la había tratado igual, con delicadeza, cariño, ternura y mucho amor. Respetaba sus opiniones y compartían gustos. Cuando lo conoció, las malas lenguas hablaban cosas terribles de él, pero su intuición le decía que no, que se equivocaban, que un hombre como él, no podía ser como decían que era. Julia siempre pensaba que no lo conocían en realidad, que Juan era un hombre encantador y que todos estaban equivocados. Llevaban un año como novios y de él aun no tenía ninguna queja. A veces se preguntaba por qué la gente era tan mala, por qué hablaban sin conocer. Pasó todo por alto y decidió seguir con su relación.

Aquella noche cálida del mes de Junio, en la Plaza Julieta, mientras él la miraba a los ojos sacó del bolsillo de su pantalón un pequeño regalo para Julia. Cuando el se lo puso entre sus manos, su corazón comenzó a acelerarse y un nudo en la garganta se formó cuando él dijo:

– Cariño, sabes que te amo, que te quiero con locura. Me siento muy feliz porque estás conmigo. Me alegro que no hicieras caso de todas esas habladurías que corren por la calle. Cariño, ábrelo- le dijo mientras depositaba un suave beso en sus labios.

Julia temblorosa, rompió la pequeña cinta que adornaba la cajita y mientras la abría Juan se arrodilló en el suelo. Cuando la abrió ni un solo sonido pudo salir de su garganta, la emoción la embargaba.

– ¿Quieres casarte conmigo?- le preguntó mirándola a los ojos y de rodillas aun en el suelo.

Julia reaccionó y sin darle una respuesta se agachó y le depositó un beso en sus labios.

-¿Cuál es la respuesta?- le preguntó él levantándola del suelo.

Julia estaba tan aturdida por la sorpresa que se olvidó de decirle que sí.

– Sí y mil veces sí- contestó dando pequeños saltos de alegría- Perdona que no te contestara antes pero es que me has pillado de sorpresa, no me lo esperaba y claro…

– No importa, mi cielo. Ahora ya eres mía y yo soy tuyo- se disculpó mientras le ponía un bonito anillo de oro blanco en el dedo anular.

Acabó sus palabras y la abrazó. Apretó el cuerpo de ella contra el suyo y la besó. La besó con una fuerza desconocida para Julia y una posesión desmedida, sorprendida por el beso se dejó hacer.

El calor de la mañana y el sol le indicaban que ya era mediodía. Se miró de nuevo el anillo y se sonrió al pensar en Juan, dentro de unos meses, sería su esposa. Estaba feliz, jamás hubiera pensado que le pedirían en matrimonio como siempre había soñado. Se sentía una princesa en un cuento de hadas con un príncipe maravilloso.

Comenzó a caminar de vuelta a casa, pensando que todos estaban equivocados, que Juan era un auténtico príncipe azul.

Continuará…

Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. Me gusta y mucho, y es de fácil lectura para mí, +porque ya sabes si hay muchos personajes, se me olvida, pero no importa, lo volveré a releer, me gusta el tema y me encanta como lo describes. besitos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *