• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Consumo, Huesca

El 15M de Huesca exige responsabilidades por las muertes que provocan los desahucios

Fran se ha suicidado este viernes en Córdoba. Le quitaron la casa que se había hecho él mismo. Había pedido un prestamo por los materiales para la obra. Se integró tras esto en la asamblea Stop Desahucios del 15M de su ciudad. Pero le habían dejado la deuda, y la tristeza. Y hoy no ha podido más. Tenía compañera, un hijo y la posibilidad de volver a ser desahuciado por no poder pagar el alquiler.

No es el primer caso. Debería ser el último. La lógica del máximo beneficio, el egoísmo de los bancos y unos políticos que no gestionan buscando el bienestar de la población están haciendo insostenible la situación.

Esta semana también ha aparecido en las páginas de los periódicos una situación que ya habíamos denunciado hace meses en las redes sociales, y que indica el grado de desigualdad e injusticia que va instalándose en nuestra sociedad: alumnos de institutos oscenses no pueden acudir bien alimentados a clase por las circunstancias a que estas políticas condenan a sus familias.

Que alguien no tenga para comer en nuestro país, que a alguien le dejen sin casa, deberían ser, incluso por separado, motivos suficientes para que dimitiese un gobierno que no es capaz de garantizar unos mínimos para una vida digna del conjunto de la población.

Si todavía hay alguien con dignidad en el partido que nos gobierna debería dimitir, dejar el carné, abrir el camino a un cambio de rumbo que tenga en cuenta a la gente.

El partido que nos gobierna, y el partido que nos gobernó han rechazado repetidas veces la dación en pago en el parlamento español. Posiblemente la ILP que ha llegado al congreso con muchísimas más firmas que las requeridas, atendiendo a lo que ya es un clamor social, no llegue a ser aprobada, y quizá ni siquiera tramitada.

Si hay gente consecuente en el partido que nos gobernó en pasadas legislaturas debería, por dignidad, dimitir, dejar el carné, abrir el camino a un cambio de rumbo que tenga en cuenta a las personas y sus necesidades y no a los intereses económicos de las grandes fortunas y las grandes corporaciones.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *