Deportes, Monzón

El montañero de Monzón Raúl Martínez se prepara para la expedición al Everest que culminará en mayo

El deportista montisonense Raúl Martínez se prepara para coronar el Everest el próximo mes de mayo. El alpinista, que formará parte de la expedición aragonesa junto con Carlos Pauner, partirá en abril para conquistar la cima del Monte Everest de 8850 metros. Será la cuarta vez que Martínez participe en una expedición hacia un ochomil y se muestra optimista ante este nuevo reto.

La montaña más alta del planeta se encuentra en una de las regiones más hermosas del mundo. Es la madre del universo, como indica su nombre, y produce una gran fascinación entre los alpinistas.

Todavía no han partido hacia Nepal pero la expedición ya ha comenzado. De momento están preparando el papeleo y los materiales. Dentro de unas semanas viajarán a Nepal para iniciar la aclimatación, preparar los campos y organizar la expedición.

La fecha elegida para hacer cumbre es mayo de 2013 porque es en ese momento cuando existe una mayor posibilidad de lograr el objetivo gracias a unas condiciones meteorológicas menos desfavorables. Es en esos días, cuando el clima es un poco más cálido y hay menos nieve, por lo que se reduce el riesgo de avalancha. Así pues esperarán esa pequeña ventana de buen tiempo que suele coincidir con finales de mayo para, con plenas garantías, poder lanzar el ataque a la cumbre.

Ascenderán por la cara sur y se encontrarán con varios inconvenientes climatológicos. Por una parte, la intensidad del viento que en las partes más altas supera los 120 km/h; por otra, las temperaturas por debajo de los 20 grados bajo cero. Pero además uno de los riesgos es la masificación. Hoy en día ha aumentado la cantidad de gente y expediciones que suben al Everest en viajes organizados y eso, además de bloquear los accesos, es arriesgado. Si muchas personas están en la misma cuerda pueden saltar los anclajes.

Además este riesgo aumenta porque cuando estas personas, que no tienen mucha experiencia, hacen el recorrido, provocan la caída de numerosas piedras y pedazos de hielo. Y también porque debido a la lentitud de la marcha, los escaladores deben soltarse y avanzar en libre para poder adelantarlos, lo que incrementa el riesgo para ellos.

Esta expedición exige no solo habilidades técnicas alpinas sino también un buen conocimiento de montaña y una excelente condición física. Para ello Martínez, que ha coronado más de veinte cumbres, encara este nuevo desafío con motivación pero al mismo tiempo es conocedor de la dificultad que entraña subir los casi 9000 metros.

El esfuerzo y el sacrificio pero también la humildad y la conciencia de grupo, son valores que recoge el alpinismo, un deporte que Raúl lleva practicando desde hace más de quince años. Ha realizado una veintena de cumbres y también ha participado en expediciones aragonesas de reconocido prestigio, como el Mc Kinley (6.194 m.) -la montaña más fria del mundo-, Korgenevskaia (7105 m) -en solitario, primer y único aragonés-, Nanga Parbat (8125 m), Broad Peak (8047 m), GII (8034 m). En el año 2005, la ciudad de Monzón, cuna de grandes deportistas de élite, le concedió el premio al Mejor Deportista del año.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.