• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opina

Don Rafael Nadal, número I

Eugenio Cuesta.
Todos esos agoreros que vaticinaban que Rafa Nadal no volvería a ser el de antes a causa de su lesión, no es que no creyesen en la posibilidad, es que deseaban su hundimiento. ¿Acaso no es más cierto que con trabajado duro se consiguen las cosas? Eso es lo que a mi me inculcaron toda la vida. En el deporte no hay regalos; bueno, tal vez en los de equipo.

Bien es cierto que, cualquiera no llegará a esos niveles, no hay espacio en lo más alto, que para uno sólo, y ese uno, no sólo presenta muchas horas de trabajo duro, sino la capacidad innata de esa actividad. Yo siempre digo que un caballo cojo ganará a un burro por muy entrenado que esté.

Conocí a un individuo, que posteriormente se le apodo ‘el bocas’ que denostaba tanto a Fernando Alonso como a Rafa Nadal, alegando ser «hijos de papá» y que por eso estaban en lo más alto. Cualquiera en su sano juicio sabe que por muy «mimado» que te críen tus padres, si no aportas lo suficiente (que nunca es mucho), no llegarás a nada. En Barbastro conozco a otro que tardó más de diez años en acabar la carrera, y este era hijo de papá. Y por ejemplo, mi hermano, con 16 años estaba en 1º de Telecomunicación, sin ser hijo de papá.

Lo que pretendo decir es que la envidia es muy mala consejera, que muchas veces valoramos más a lo de fuera que a lo de casa. Pero en el caso concreto del individuo que conocí, menospreciaba la superioridad de Lola Coscojuela al realizar 115 repeticiones en Press de Banca con 50 kilos y ensalzaba la de su alumna que en su mejor momento totalizó 41 repeticiones con ese mismo peso.

Cuando no se da valor al esfuerzo ajeno, los triunfos conseguidos por los tres deportistas que he mencionado, Fernando, Rafa y Lola, se achacan a todo menos al trabajo duro, y aún dedicándole horas y sufrimientos, no siempre hemos de gozar de la recompensa del triunfo. Pero nunca se les podrá criticar por haberse tocado los «cataplines».

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *