Barbastro, Opinión

El philo de la seda en el camino

Gentes amantes de sus montañas, sus ríos y sus paisajes

Gentes venidas de Nueno, Jacetania y de la Hoya de Huesca

Gentes del desoladao mar de Aral venidas de Karakalpakstan

Gentes de kazajastan, gentes de piernas fuertes venidas del

Kyzyl Kum de arenas rojas radioactivas y de naves espaciales

Gentes venidas de Monzalbarba, Zaragoza y sus alrededores

cinceladas por susurros del Río Ebro y el soplo del Cierzo

Gentes de Turkmenistan venidas del Mar Caspio y Amu Darya

Gentes de Uzbekistan venidas entre algodones del Sir Darya

Gentes de Tayikistan venidas de la gran Meseta de Pamir

territorio donde las personas se encuentran a si mismas

Gentes venidas de Estadilla, Secastilla, Fonz y Barbastro

Gentes de afganistan venidas del Hindu Kush o Parapamisós

Gentes de la profundidad histórica de la antigua ciudad de Jhiva

nombrada en el «Zend-Avesta» el libro sagrado del zoroastriano

Gentes herederas del padre del álgebra al-Jwarizmi Abu Yaffar

gentes de oriente y occidente, norte y sur despejando la incógnita

en la magnífica Plaza Registán de la Gran Samarkanda

la rica ciudad donde se producen los grandes encuentros

la X, el Omphalos ombligo del mundo donde confluyen

el espíritu de San Francisco Javier y el de Kalu Rimpoché.

TITO VERO 10/10/13 ENPHILADO

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.