• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Opina

Lo que no está en los móviles

Elsa Ascaso
Al salir de casa hoy por la mañana e ir a esperar el bus, me di cuenta de que había olvidado mi móvil en casa y decidí ir a buscarlo porque lo necesitaba durante el día.
Entonces me puse a pensar y a analizar el efecto que tienen estas tecnologías en nuestra vida. Son una gran avance, sin duda, pero, no creo que seamos conscientes de los efectos que causa la adicción a ellas. Uno de los mejores avances que el ser humano podría experimentar, es el aumento de su independencia. El poder llegar a valernos por nosotros mismos sería toda una liberación de lo que para nosotros hoy en día, es imprescindible.

No podemos salir de casa sin nuestro teléfono móvil, la sociedad no nos deja ejercer plenamente nuestros empleos con la ausencia de Internet en casa, el conocimiento sobre como sumergirte en la red y un día sin ver la televisión es un día incompleto. Realmente, socialmente hablando, ¿hemos avanzado? Cada vez somos más dependientes de estas tecnologías. Si miramos atrás, a la vida que hace dos generaciones la gente vivía, nos percatamos de la ausencia de cualquier tipo de objeto electrónico y de que la gente no vivía mal. Se supone que los avances lo que que deben hacer es mejorar nuestra calidad de vida, pero la dependencia que nos causan nos hace entorpecer la tarea de avanzar como personas.

La adicción que nos crea el teléfono móvil traspasa unos límites, contestando algunas personas que sin él no podrían vivir el día a día.

La ausencia de objetos electrónicos nos causa una inseguridad jamás conocida, además de perder muchos valores como la productividad o la tradición además de juzgar a las personas por la posesión o carencia de las nuevas tecnologías.

Es importante el avance producido en medicina, en el amacén de datos y la cantidad de información que podemos obtener con los numerosos portales de la red, pero ¿Qué pasa con la mejora en la calidad de las personas? Cada vez estamos perdiendo más y más la habilidad del trato directo con la gente ya que hoy en día disponemos de aplicaciones que nos permiten hablar con personas que quizá tengamos a pocos metros, prefiriendo no dirigirnos personalmente a ellas.

Valoremos lo que realmente no podemos encontrar en las pantallas, y entonces, avanzaremos.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *