• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Castejón del Puente, Monzón, Sociedad

Multitudinaria romería a La Alegría de Monzón a pesar de la amenaza de lluvia

10157134_10152341770982243_3496744003753312750_nMiles de montisonenses, alrededor de siete mil según los organizadores, celebraron ayer el Lunes de Pascua acudiendo en romería a la ermita de La Alegría, que volvió a ser el centro festivo y religioso de la capital mediocinqueña.

La lluvia dio una tregua y permitió a los miles de romeros celebrar un día de convivencia al aire libre, en torno a las explanadas de la ermita. Previamente se cumplió con el ritual de besar a la virgen de La Alegría para después almorzar con amigos o familiares.

Al inicio del camino se repartieron recuerdos de la virgen, magdalenas y vino. Ya en la explanada nuevo avituallamiento con longaniza, torta y vino, mientras sonaban las jotas del grupo folclórico Aires Monegrinos.

Algunos llegaron en carros tirados por tractores, en caballo o corriendo como los atletas populares.

Las misas estuvieron presididas por el párroco local, José Luis Pueyo.

La lluvia que ayer también cayó en el Somontano permitió la celebración de sus dos romerías, la de los vecinos de Castejón del Puente a la ermita de la Bella y la de los barbastrenses y vecinos de Bergegal al santuario del Pueyo.

Por su parte, unos doscientos fieles realizaron la romería desde la plaza hasta el santuario donde tuvo lugar el beso de las tres cruces, la del Pueyo, la de Barbastro y la de Berbegal, para después celebrarse una misa presidida por el obispo Alfonso Milián.

Este año las peñas de Barbastro se sumaron a la romería para tratar de revitalizarla organizando una comida campestre en la plaza del Sol, pero por previsión de lluvia se sustituyó por una comida en el recinto de la SMA.

A partir de ayer, alrededor de medio centenar de poblaciones del Somontano y La Hoya acudirán durante este mes de mayo en romería al monasterio fundado a raíz de la aparición de la virgen al pastor san Balandrán, de Morilla, tal y como cuenta la tradición.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *