Santa María de Dulcis, Sociedad

Siete pueblos del entorno de la sierra Guara acuden en romería hasta el santuario de Santa María de Dulcis

Javier Cavero.

Salida de Colungo con la bandera camino de Dulcis.Este sábado se celebró la romería al Santuario de Dulcis situado en las proximidades de la  localidad de Buera.

A la romería asisten los vecinos de las localidades de: Buera, Huerta de Vero, Alquézar, Radiquero, Colungo, Asque y San Pelegrin.

A primera hora de la mañana los vecinos de Colungo nos reunimos en la plaza para preparar todo lo necesario, antes de salir caminando hasta la ermita, se voltearon las campanas y se lanzaron cohetes avisando que comenzaba la caminata.

Se portaba la cruz procesional, el estandarte y una gran bandera de más de siete metros, de color rojo, bordada con el símbolo de la virgen.

Se fue andado por el camino que une ambas localidades, atravesando el cauce del rio Ramillar.

Parando a medio camino para almorzar.A medio camino se hizo una parada para almorzar y refrescarse del calor, en un coche se lleva todo lo necesario, además de un potente altavoz que con la música hace más animado el trayecto.

Sobre mediodía llegamos a la ermita, con la bandera ondeando en lo alto y la música a tope.

A la una se celebro la misa, antes se realizo la procesión desde un lugar próximo hasta la explanada de la ermita. En primer lugar van las cruces procesionales de cada pueblo, seguida de los estandartes, las banderas de cada pueblo, el párroco y todos los fieles que van cantando el himno a la virgen durante la procesión. Frente a la ermita los vecinos de Radiquero hacen cortesía ondeando una gran bandera.

La misa estuvo oficiada por el párroco local D. José María Cabrero, acompañado de otros sacerdotes de la zona y diáconos, también conto con la presencia de los alcaldes de los pueblos que asisten a la romería, al acabar la misa se pasa a adorar a la virgen y en el exterior de la ermita se hace una rifa de un cuadro con su imagen.

La bandera de Radiquero ondeando.Seguidamente tuvo lugar la comida de hermandad en las extensas explanadas que rodean la ermita cubierta de carrascas. Son centenares de fieles los que se juntan para comer y disfrutar de un día de romería.  Los vecinos de Colungo nos juntamos un total de ciento quince  comensales para degustar una deliciosa paella, es la mayor cifra desde que lo organiza la asociación. Para tratar de paliar el calor se colocaron unos toldos sujetados a los arboles.

La comida estuvo muy animada, con personas de todas las edades, el jotero Paco Lasierra puso la nota musical rondando con sus jotas a todos los presentes en la sobremesa.

Se trata de un día muy especial para todas las personas que hasta allí se desplazan, se puede disfrutar de un gran ambiente de hermandad y fraternización entre los diversos pueblos que se juntan para honrar a la Virgen de Dulcis.

En el caso de Colungo, desde la Asociación nos encargamos de organizar la comida vecinal con lo que se evita faena a las familias y se disfruta comiendo todos juntos.

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.