Bierge, Naturaleza

Andadetas: Bordeando Guara (1h y 44 minutos)

José María Ortas

DSC_0104La presa de Bierge es un lugar ideal…cuando no es temporada de verano y hay tres mil personas dejando toneladas de basura. Así que me decidí a hacer esta andada en octubre. Me encontré, como es obvio, un remanso de paz libre de bañistas guarros y gracias Dios bastante más limpio de lo que esperaba, aunque los «rastros» humanos aún eran identificables.

Una vez dejamos el coche en la zona de la presa de Bierge, tomamos el sendero que parte a la izquierda del puente como si accediéramos a la parte superior del río. A los pocos metros veremos un cartel de madera que nos indica «San Román». Ese es nuestro destino. Tenemos un acceso bastante escarpado durante diez minutos (¡tened cuidado!) hasta llegar a la carretera. La cruzamos y al otro lado veremos otra señal que nos orienta por un camino. No le cojáis cariño porque a los pocos metros las señales nos llevan por un sendero ascendente, que está entre lo más bonito del recorrido entre arbustos, carrascas, oliveras y almendreras. Dicho sendero volverá a conducirnos a un camino pecuario.

DSC_0103Ahí vi lo que parecía un extraño mirador formado por cuatro patas de madera de unos dos metros y pico, una plataforma y una barandilla de madera (o lo que yo entendí por mirador porque una vez arriba, aquello tenía una estabilidad bastante limitada) Así que el que sepa que son esas estructuras de madera (¡a que no son para subirse!) que me lo digan.

Volví al camino y desemboqué en una pista asfaltada.

En ese punto, yo (decisión personal) decidí seguir por la pista que me llevó al «lugar» de San Román que, si no recuerdo mal lo que leí, pertenece o forma parte de municipio con Morrano. Desde dicho pueblo se domina el llano viendo a lo lejos localidades como Casbas de Huesca, Sieso de Huesca o Junzano.

A la altura de un panel informativo donde se desgranan varios datos sobre el lugar, parte un sendero que nos devolverá a la presa. Dicho sendero, al cabo de unos quince minutos, desemboca en un camino. Pero si miramos a la derecha, vemos la pista asfaltada por la que hemos ascendido cerrando el circuito. Si accedemos a ella y bajamos escasos metros, nos encontraremos a la derecha el camino pecuario por el que ascendimos así como, posteriormente, el sendero hasta llegar a la carretera. Y de ahí, el tramo escarpado que nos llevará a la presa de nuevo.

http://andadetas.blogspot.com.es

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.