• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Alto Aragón, Barbastro, En portada

El INAGA accede a retirar cuatro de los seis nidos de la torre de la Catedral de Barbastro

 

DSC_0017La polémica entre el INAGA (Instituto Aragonés de Gestión Ambiental) y el Obispado de Barbastro – Monzón por la presencia de seis nidos en la torre de la Catedral de la ciudad del Vero ha llegado a su fin.El INAGA y la Diócesis, así como el Ayuntamiento, llegaban ayer a un acuerdo por el cual se podrán retirar cuatro de los seis nidos, que entrañan mayor peligrosidad para la seguridad de los barbastrenses, así como provocan el deterioro del inmueble declarado bien de interés cultural y monumento nacional.

Los nidos que serán retirados son los dos del chapitel y otros dos del deambulatorio, la zona por donde acceden los visitantes al mirador de la torre. Los trabajos de retirada se realizarán en breves días, ya que el INAGA ha dado de plazo de tiempo hasta el 31 de este mes (inicialmente había fijado el 15 de enero como fecha tope para adoptar las medidas que sugirió).

DSC_0030Según informa el delegado de Patrimonio de la Diócesis, Enrique Calvera, se va a pedir la intervención de los bomberos, como sugirió el INAGA, para retirar los nidos.

La torre seguirá cerrada al público hasta finales de julio, cuando termine la temporada de cría de las cigüeñas, especie protegida y en peligro de extinción, y que comienza el 31 de enero.

Esta polémica se remonta a finales de 2013 cuando el Ayuntamiento sufragó unas obras en el interior de la torre para después de muchos años los visitantes y los propios barbastrenses pudieran acceder a esta construcción, emblema de la capital del Somontano. El Museo Diocesano inició esa Navidad unas visitas guiadas a la torre que se suspendieron el 31 de enero, por indicación del INAGA, ya que a partir de esa fecha comienza la temporada de cría de las aves zancudas y que se prolonga hasta finales de julio.

Torre de la Catedral de Barbastro. JLP.
Torre de la Catedral de Barbastro. JLP.

El Obispado recurrió esta prohibición y pidió retirar los nidos argumentando razones de seguridad y la prevención de la torre que se ve afectada por la presencia de estas aves. El INAGA contestó en verano que se podrían retirar dos de los seis nidos, y que los otros cuatro del deambulatorio debían de reubicarse en el interior del deambulatorio sobre otras tantas plataformas. Asimismo se debería colocar dos mamparas de cristal para que los visitantes no molestarán a las cigüeñas.

Desde la Diócesis se mostraron reacios con estas medidas ya que entienden que al ser un bien de interés cultural y monumento protegido Patrimonio de la DGA no autorizaría los planteamientos del INAGA. Bajo esta premisa, la arquitecta de la Diócesis elaboró un informe con dichas medidas para presentarlo a la comisión provincial de Patrimonio. A la espera de su decisión, ayer se producía una triple comunicación entre el consejero de Medio Ambiente, Modesto Lobón, el obispo Alfonso Milián y el alcalde Antonio Cosculluela para llegara un entendimiento entre todas las partes.

Cabe recordar que desde estas Navidades, el Ayuntamiento ordenó vallar el perímetro de la torre para prevenir daños a los viandantes por la caída de ramas de los nidos.

Como asegura el teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente, Jesús Lobera, en todo este asunto, el Ayuntamiento “ha primado lo que consideramos el factor más importante que es la seguridad de los ciudadanos”.

Sobre la ubicación de los nidos retirados, el concejal indica que es una cuestión que atañe al INAGA y que este organismo deberá posicionarse al respecto. En este sentido, el delegado de Patrimonio de la Diócesis recuerda que en la ciudad hay zonas altas y próximas al río que podrían acoger con mayor seguridad estos nidos.

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *