• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Abiego, Alquézar, Bierge, Naturaleza

De las Almunias de Rodellar a Alquézar

El domingo 8 de marzo un numeroso grupo de socios del Club Montisonense de Montaña realizamos esta espectacular y larga travesía por el corazón de la Sierra de Guara.

GrupoSalimos de Las Almunias de Rodellar, previo café y mini almuerzo, para subir por senda a la Collada Colmenares y luego descender fuertemente hasta el idílico Tranco de ras Olas, lugar donde finalizan los divertidos Oscuros del Balced y comienzan (un poco más abajo) los Estrechos. Aquí paramos a almorzar para coger fuerzas para el subibaja que se nos espera por El Zillar de Rufas hasta llegar al barranco Cautiecho. Salvamos la tremenda grieta por el Puen d’as Bruixas y subimos sin descanso hasta el mirador de las Capillas del Cautiecho.

Tras las fotos de rigor y la contemplación del tremendo paisaje que nos rodea, continuamos la ruta atravesando la cabecera de los barrancos Pallás, Cerigüelo y Viña y pasando justo al lado de la Cueva Enmascarada. En la otra vertiente del río Isuala se van sucediendo las profundas grietas del Fondo, Juncal, Cueva Cabrito y Alborceral.

Ya por pista, llegamos a la ermita de la Virgen de la Viña, de grandes dimensiones y mejores panorámicas donde volvemos a reponer fuerzas con un piscolabis que nos ayude a emprender la última subida fuerte de la jornada. Desde esta ermita se pueden emprender varias direcciones, hacia Bierge, Alberuela de la Liena y Radiquero, pero nosotros seguiremos por pista hacia Alquézar.

Comemos en plena pista, descartando así la primera idea de llegar hasta Basacol, dado que nos queda demasiado lejos y andamos ya cansados y el hambre aprieta. Cuando encontramos la pista que sube al Mesón de Sevil, la cogemos de descenso y, poco antes de llegar a San Pelegrín, a la izquierda, sale otra que nos lleva a las Balsas de Basacol donde las cámaras echan humo. Desde aquí por la senda que transcurre por el Barranco Payuala llegamos a bellísimo Alquézar donde nos hidratamos a base de cerveza y refrescos varios en la Escuela Refugio.

Terminamos así una larga jornada de 20,7 kilómetros con un desnivel de 836 metros.

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *