• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Alquézar, Alto Aragón, En portada

Alquézar aspira a multiplicar sus visitas tras ser declarado como uno de los 35 pueblos más bonitos de España

IMG_0595

La comarca del Somontano está desarrollando una intensa actividad turística en las últimas décadas que la han convertido en un destino para los amantes del turismo cultural, enogastronómico y de naturaleza. Atractivos no le faltan: parque cultural del río Vero con sus pinturas rupestres, parque natural de la Sierra y Cañones de Guara del que se cumplen 25 años, los vinos de la D.O. Somontano, … Pero sin duda «la joya del Somontano», como ayer la definió el presidente de la Diputación Provincial de Huesca y alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, es Alquézar.

Esta pequeña población de unos 300 habitantes es desde ayer uno de los 35 pueblos más bonitos de España, un galardón concedido por una asociación que persigue la promoción turística de poblaciones de menos de 15.000 habitantes con un legado histórico artístico, un patrimonio monumental, inmaterial y natural a tener en cuenta. Cualquier visitante que pasee por Alquézar comprobará el porqué esta población forma parte de esta exclusiva lista de la que también formarán parte hoy Aínsa y mañana Ansó, así como Anento en Zaragoza y seis poblaciones de Teruel (Albarracín, Valderrobles, Rubielos de Mora, Puertomingalvo, Cantavieja y Calaceite).

La imagen de Alquézar es de postal: calles empedradas, limpias, una colegiata amurallada imponente sobre el cañón del río Vero, tejados de teja árabe, chimeneas pirenáicas, en definitiva una fisionomía urbanística propia de una villa medieval por la que parece no han pasado los años. Pero echando la vista atrás, no hace muchas décadas, Alquézar, como ayer recordaba el presidente de la DPH y primer presidente de la entonces Mancomunidad del Somontano «era en los años 80 el pueblo más envejecido de Aragón y uno de los más envejecidos de España», más próximo a las imágenes captadas por los primeros fotógrafos pirineistas Lucient Briet o Ricardo Compairé a comienzos del siglo XX.

IMG_0659

Alquézar pasó a ser un pueblo semiabandonado , a un referente del turismo de naturaleza en los años 80. El actual alcalde Mariano Altemir fue elegido primer edil en 1987 y trató de cambiar el discurso imperante entre la gente mayor como su abuelo que le invitaban a marcharse de Alquézar «porque en el pueblo no había futuro». «Después de la Guerra Civil la gente cerraba la puerta con llave, se santiguaba y se marchaba hacia Francia llorando. Ese era el sentimiento y después de la guerra, el único tractor que había en el pueblo se utilizaba sólo para sacar los muebles de la casa y llevarlos a otra ciudad. Eso cambió cuando un vecino al que llamaban loco decidió traer con un remolque muebles y meterlos en una casa», explicaba Altemir.Pero un pueblo es lo que quieren ser sus vecinos y la evolución ha sido permanente. Los vecinos han sabido conservar su legado y mejorarlo como elemento de desarrollo turístico», afirmó Cosculluela en el acto de entrega del galardón celebrado en el Ayuntamiento y que contó con la presencia de miembros de la asociación de pueblos más bonitos de España, de la directora general de Turismo del Gobierno de Aragón, Elena Allué, así como de los tres alcaldes de Alquézar, Ansó y Aínsa.

 

La villa fue declarada en 1984 conjunto histórico artístico «pero no teníamos dinero y era un pueblo abocado al olvido y habíamos perdido hasta el orgullo», cuenta el alcalde, quien en 1987 tomó posesión de su cargo y decidió darle un impulso revitalizador. En 1988 se visió Albarracín para seguir su ejemplo y rehabilitar su casco urbano. Para ello se estableció un plan director lo largo de doce años se consiguió rehabilitar en torno a 70 fachadas, alrededor de cinco por años. Todavía se sigue trabajando en mejorar el pueblo ya que quedan unas 40 fachadas de viviendas por rehabilitar. En total se han invertido desde 1987 unos tres millones de euros, sin contar el plan director de la colegiata Santa María de Alquézar. Los fondos llegaron de Europa, de la DPH, del Ayuntamiento y con fondos de los particulares.

IMG_0655Ello ha permitido que ahora Alquézar no pierda población «y que ésta tenga una forma de vida». De un restaurante en 1987 se ha pasado a 15 y a tener cinco hoteles y ser un referente turístico en la comarca y en Guara.

Según el observatorio turístico del Somontano, cada año visitan Alquézar 240.000 personas, cifra que se espera aumentar a partir de ahora al ser declarado uno de los pueblos más bonitos de España.

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *