• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Monzón, Sociedad

La diócesis de Barbastro – Monzón pide a sus feligreses ayuda económica para seguir prestando sus servicios

El obispo de Barbastro – Monzón, Alfonso Milián, y el administrador diocesano y párroco de la ciudad del Cinca, José Huerva, han hecho este martes un llamamiento público por primera vez a los cristianos para que colaboren económicamente «y en la medida de sus posibilidades» para que la Iglesia pueda seguir prestando los servicios pastorales y asistenciales que lleva a cabo por todo el territorio de esta diócesis.

Alfonso Milián y José Huerva. Foto JLP.El obispo Milián y el administrador Huerva llamaron a los feligreses a contribuir con la campaña «La iglesia me acompaña en la vida. A mí me toca ayudarla a vivir» que se celebra este domingo en todas las parroquias con motivo del Día de la Iglesia Diocesana, a excepción del Bajo Cinca y Cinca Medio (menos Monzón que también lo hace el domingo) que lo celebrarán la próxima semana.

La diócesis necesita fondos para seguir prestando ayuda solidaria y poder sufragar el mantenimiento de la estructura diocesana que el año pasado tuvo un coste de 3.633.646,18 euros.

En la celebración eucarística de este domingo y del próximo se distribuirá entre los fieles un tríptico con una carta del obispo y las razones por las que se pide esta ayuda económica y las formas en las que puede colaborar. En su anverso se detalla los datos económicos de la diócesis, tanto los programas y ayudas solidarias que se presta a través de entidades como Cáritas, Manos Unidas, Misiones y donaciones para los Santos Lugares y que supone un 36% de las aportaciones; , el funcionamiento de las parroquias con el sueldo de los sacerdotes, la conservación de templos y casas parroquiales, las actividades pastorales realizadas y el funcionamiento de la estructura diocesana (gastos de administración, mantenimiento de las casas diocesanas y sacerdotales, …).

Los ingresos conseguidos en 2008 ascendieron a 3.408.788,37 por lo que se tiene una deuda de 281.427,26 euros.

Milián recordó que la Iglesia «la formamos todos los bautizados y todos están llamados a recibir y a aportar, algo que siempre hemos vivido con gran generosidad» y recordó algunos de los servicios que se presta en esta diócesis como el mantenimiento de residencias, colegios, ayuda a inmigrantes y a los pobres, …

El obispo apostó por la «autofinanciación de la Iglesia y en esa línea vamos avanzando aunque no es el mejor momento para pedir» pero recordó como en Cáritas se ha detectado un «aumento de las necesidades en un 70% en algunos casos. Todos poco o mucho podemos echar una mano».

Por su parte Huerva subrayó «la gratuidad de los servicios que presta la Iglesia» e indicó que el «80% del esfuerzo de la iglesia va para la gente que no viene a misa y lo sufraga el 10% que sí acude».

Previous ArticleNext Article

1 Comment

  1. Pingback: aragoneame.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *