• Bienvenidos a Ronda Somontano, revista digital del Somontano de Barbastro.
Barbastro, Opinión

Leer en la piscina IV y última entrega: ‘El hombre que quiso matarme’, de Shuichi Yoshida

el hombre que quiso matarmeHablaba el otro día en las redes sociales de novela negra japonesa. Me pidieron una recomendación y pensé inmediatamente en este tipo de lectura, tal vez algo olvidada en el mundo occidental.

¿Y si acabamos el verano leyendo un autor japonés? ¿Y si nos dejamos seducir por una narración que más que atrapar, absorbe?

El hombre que quiso matarme de Shuichi Yoshida aprovecha la resolución de un crimen en el sur de Japón para descubrimos la doble vida de la joven Yoshino que aparece estrangulada en el puerto de Mitsuse. Pese a una primera detención rápida que nos hace pensar en un caso resuelto, las investigaciones posteriores te invitan a conocer una serie de personajes retratados psicológicamente a la perfección por el autor, que perturban y crean una duda continua… Personajes de los que el lector no sabe bien si son culpables o inocentes, buenos o malos.

Yoshida estructura el relato dándole un capitulo a cada uno de estos protagonistas, porque todos lo son, lo que le permite crear grandes historias dentro de la principal. Son ellos sin duda su mejor baza, con sus vidas llenas de peros y complejos, con más sombras que luces. Son ellos los que te hacen conocer hábitos y costumbres japonesas, lo que te arrastran a la justificación del crimen para luego preguntarte: ¿es posible justificar un crimen?

No le faltan las características habituales en la novela negra japonesa: el reflejo de una sociedad tradicional que se defiende con uñas y dientes, el crimen desgarrador pero desapasionado a manos de personajes fríos, descrito más a base de silencios que de palabras.

Hay en este género libros de autores japoneses más sórdidos, mucho más críticos con su sociedad, con fogonazos de violencia estética y sujetos impermeables a sentimientos y pasiones, pero es “El hombre que quiso matarme” una narración ideal si es la primera vez que decides vivir un crimen a manos de un autor japonés.

¿Te arriesgas? Espero que la respuesta sea sí.

Un fragmento de “El hombre que quiso matarme”

“Hasta entonces ni siquiera sabía lo que era la soledad. Pero desde aquella noche no podía evitar sentirse muy solo. «Puede que la soledad sea el deseo desesperado de que alguien te escuche», pensó Yuichi. Sentía una necesidad desconocida de hablarle de sí mismo a otra persona. Quería conocer a alguien con quien pudiera hablar.”

 

Previous ArticleNext Article

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *